Asesoría de empresas: la forma de ahorra tiempo y preocupaciones

Cuando comenzamos un negocio, tenemos mil cosas pendientes para realizar. La mayoría de estos trámites suelen estar relacionados con el producto o servicio o marketing para llegar a muchos clientes.

Sin embargo, existen numerosos trámites que muchos empresarios y empresarias deciden llevar a cabo por si mismos en lugar de delegarlos en profesionales.

Es cierto que cuando se comienza con un negocio o se acaba de montar una empresa, lo más habitual es intentar ahorrar dinero para intentar generar rentabilidad lo antes posible.

No obstante, ahorrar dinero está bien si sabemos en qué parte del negocio podemos hacerlo sin que se resienta. En el apartado de asesoría y gestoría, la realidad es que el coste y beneficio está muy justificado.

Funciones de una asesoría de empresas

Las asesorías de empresas llevan a cabo muchas funciones pero, antes de contratar a una en concreto, debemos tener claro qué queremos que nos lleve este tipo de asesores.

Una asesoría de empresas puede encargarse de funciones relacionadas con la contabilidad, con el apartado laboral y, al mismo tiempo, puede llevar el tema fiscal.

El asesoramiento fiscal es quizá el servicio más demandado de las pymes ya que forma parte de una de las partes más importantes para una empresa. La mayoría de problemas fiscales suelen derivar en sanciones económicas que, en muchas ocasiones, pueden ocasionar el cierre de la empresa.

Una asesoría fiscal nos hará que nos olvidemos de los problemas derivados del incumplimiento de plazos en impuestos, impuestos de sociedades, declaraciones de la renta, etc. Hay numerosos trámites fiscales que realizar cada trimestre, así que lo mejor es delegarlo todo en una buena asesoría para pymes y evitar problemas asociados.

Las pymes que comienzan su andadura suelen contratar también un asesoría para llevar los temas laborales. Cuando hablamos del ámbito laboral, es inevitable nombrar algunos documentos tediosos pero importantes, como son las nóminas y los contratos de trabajo.

Tu asesoría para pymes se encargará de redactar los contratos, las nóminas de cada empleado y tramitar tanto las altas como las bajas de los mismos. En empresas pequeñas no suele ser un problema, pero cuando tenemos a varios empleados contratados es imprescindible contar con un buen asesor laboral.

Además, los cambios laborales que estamos experimentando durante los últimos tiempos nos obligan a tener a alguien de confianza que nos asesore en temas laborales para obtener bonificaciones y cumplir la legislación vigente en esta materia.

Al mismo tiempo, el asesoramiento contable es una de las partes más importantes para una pyme. Llevar la contabilidad puede llegar a ser un verdadero caos, por lo que un asesor o asesora contable puede solucionarte muchos problemas y ahorrarte tiempo y dinero, dedicándote en exclusiva a hacer crecer tu negocio.