Cómo cancelar deudas por Ley de Segunda Oportunidad

Con vistas a una recuperación económica que parece cercana, la realidad del momento nos indica que hay problemas para muchas familias para solventar sus problemas económicos.

Los problemas derivados del Covid-19 en España y en el resto del mundo, han provocado que muchas empresas hayan perdido su actividad económica y se hayan endeudado para sobrevivir.

Además de las empresas, tanto los autónomos como las personas físicas han llegado a sufrir verdaderos quebraderos de cabeza ante la imposibilidad de trabajar por el Covid-19.

Sin embargo, la normativa vigente puede echarnos una mano para solventar problemas económicos. Esto se debe a la Ley de Segunda Oportunidad o Ley 25/2015, de 28 de julio tramitada en ese año para la reducción de la carga financiera si se cumplen determinados requisitos.

En qué consiste la Ley de la Segunda Oportunidad

Los amigos del despacho de abogados de Kubo Legal nos explican que la Ley de la Segunda Oportunidad permite exonerar deudas a personas físicas y autónomas en situación de sobreendeudamiento.

Esto implica ajustar las deudas a las posibilidades económicas reales de las personas que se encuentran en esta situación.

La meta de esta normativa española es posibilitar algunos mecanismos para reparar una situación económica de endeudamiento excesivo que impide hacer frente a los pagos de los acreedores.

Con la Ley Concursal, los empresarios podían cancelar o reestructurar sus deudas y la Ley de la Segunda Oportunidad busca que los autónomos e incluso las personas particulares, también puedan hacerlo si cumplen los requisitos que se exigen para ello.

La máxima de esta Ley es que los acreedores puedan cobrar sus deudas en la medida de lo posible, por lo que se cumplen dos funciones claras: la de cobro y la social.

Mediante esta ley las deudas se reducen, se estructuran y, en algunos casos, incluso se eliminan.

Para cancelar las deudas se requieren cumplir una serie de condiciones, ya que no todo el mundo puede hacerlo.

A continuación, os describimos algunas de estas condiciones o requisitos para poder acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad:

  • No haber mentido u ocultado información sobre la situación económica.
  • La situación de insolvencia no ha sido provocada por dolo o culpa grave.
  • No haber sido condenado en los últimos 10 años por delitos económicos, patrimoniales, etc.
  • Que no haya conseguido un acuerdo extrajudicial con los acreedores.

Existen otros requisitos para cumplir que podéis revisar en la Ley original, publicada en el BOE. Esta normativa se utiliza en varios países europeos desde hace muchos años y busca que tanto las empresas como los particulares puedan solventar situaciones económicas complicadas y que los acreedores recuperen, en la medida de lo posible, el dinero que les corresponde.