Cómo obtener productos financieros de forma eficaz

El mercado financiero actual está cada vez más presente en la vida de los usuarios, favorecido tanto por la gran oferta de productos que lanzan las entidades bancarias como por el impulso de estos a través de la digitalización, que permite que acceder a contratación de préstamos vía web o comparar la oferta de tarjetas de crédito online sea mucho más fácil y cómodo que hace apenas una década. Consecuentemente, la complejidad se hace patente, por lo que es necesario tener conocimientos básicos sobre los productos financieros y su fiabilidad.

Los productos financieros más usuales

Hay tantos productos financieros como perfiles de clientes: desde los más complejos, como los derivados y opciones, reenvíos, bonos gubernamentales o corporativos, fondos de cobertura o inversión, acciones (focalizados en un perfil profesional, trader o bróker, corporativo y empresarial), hasta los más comunes entre los consumidores habituales, como los créditos, hipotecas, seguros, cuentas bancarias, domiciliaciones y tarjetas de crédito y débito. Todos ellos son una apuesta por el ahorro y la inversión en distinta forma, adecuada al cliente y a las exigencias concretas que demande, así como al riesgo que pueda o quiera asumir.

De emitir los productos financieros se encargan bien instituciones específicas de carácter privado, como corredores de bolsa, agencias de seguros, agencias de tarjetas de crédito, bien entidades bancarias o entidades avaladas por el Gobierno. El usuario debe ponerse en contacto con ellas tanto para informarse como para contratar el producto adecuado a su interés.

Por dónde empezar: buscar una entidad

Una vez que tenemos delimitado el producto financiero que queremos contratar, debemos saber qué entidades bancarias operan en España y nos ofrecen el servicio deseado. Los productos más demandados y, por ende, ofertados son:

  • Cuentas corrientes y cuentas de ahorro: permiten ingresar dinero, realizar abonos, transferencias, domiciliar recibos o pagar con cheques.
  • Tarjetas bancarias (de débito, crédito, fidelización, monedero o revolving): para pagar productos o servicios, retirar efectivo o usarlas en función de la oferta a la que pertenecen.
  • Préstamos y créditos.

Actualmente, es fácil encontrar una entidad que tenga en su oferta esta selección de productos financieros, incluso se ofrecen en modo de packs (préstamos sin condiciones, cuentas sin comisiones) para atraer a nuevos clientes como estrategia de marketing y fidelización del servicio. Además, con el auge de la contratación online, podemos realizar la solicitud remota de una manera más rápida y sencilla, sin desplazamientos ni papeleo, así como consultar previamente toda la información que necesitemos. Si además nos ayudamos de comparadores como Money24, podemos acceder a un listado de bancos y entidades que operan en España y que nos servirá de guía útil para elegir el que mejor se adapte a lo que buscamos.

¿Cómo saber si mi elección es la correcta?

A la hora de elegir la entidad con la que vas a contratar tu producto, debes fijarte en algunos detalles importantes y que te permitirán diferenciar cuáles son las mejores de las que no lo son tanto. Ten siempre en cuenta:

  • Las comisiones que te exigirán.
  • Que contemple la posibilidad de darte rentabilidad.
  • Si es una oferta o una promoción, el plazo de validez.

Y recuerda: la mejor entidad es la que te ofrece calidad, fiabilidad y garantía con las mejores prestaciones. Observa las valoraciones de sus clientes, acude a portales expertos en comparación y así encontrarás la entidad más eficaz y el producto más eficiente.