Ventajas de implementar un ERP en tu empresa

Las empresas de hoy en día son mucho más eficientes que hace unos años, ya que la tecnología nos permite aumentar la calidad y la eficiencia a la hora de fabricar y vender productos.

Si hacemos una pequeña investigación, veremos como las grandes empresas del sector industrial combinan la información de diferentes departamentos de la propia empresa en tiempo real, con fin de afinar al máximo la capacidad productiva y conocer los datos de cada uno de los departamentos.

Si aún no sabes qué es un ERP, sigue leyendo este artículo.

Esto se puede realizar gracias a los ERP, sistemas que permiten integrar la información de diferentes departamentos y recopilar los datos para tomar decisiones que puedan optimizar los procesos de la empresa.

No obstante, no solo las empresas del sector industrial utilizan sistemas ERP, sino que muchos otros sectores apoyan sus estrategia de productividad y crecimiento corporativo en este tipo de software de análisis y recopilación de datos.

Pero, ¿Qué ventajas tiene la implantación de un ERP? Vamos a describir algunas ventajas o beneficios que tienen los ERP para las empresas.

Toma de decisiones

Como hemos comentado, una de las ventajas más evidentes de un ERP es la mejora en la toma de decisiones. Al organizar y unificar la información de los diferentes módulos o departamentos, podremos realizar estimaciones futuras sobre cómo es el crecimiento y la evolución de la empresa en compras, ventas, nivel comercial, recursos humanos, etc.

Trazabilidad

El control del producto o servicio es vital para conocer el estado en el que se encuentra. Por ello, el ERP permite que los usuarios puedan trackear la información para controlar el tránsito del producto y ver las diferentes fases.

Aumento de la capacidad operativa

Los ERP son sistemas capaces de programar automatizaciones en algunos procesos, de esta forma los empleados serán mucho más eficientes y productivos. Esto significa que la empresa podrá aumentar su capacidad productiva y operativa gracias a este tipo de software, mejorando así los procesos.

Menos errores

Un punto relacionado con el anterior, ya que tendremos menos errores a la hora de gestionar procesos gracias a la naturaleza del ERP, que siempre busca realizar procesos automáticos para evitar los clásicos errores de gestión. Con un ERP tendremos una plantilla más efectiva, más productiva y con menor índice de errores en sus tareas diarias.

Reducción de costes

Toda esta mejora en la productividad y la eficiencia conlleva una reducción de costes en la empresa. Al reducirse el número de errores, también se reducen los costes derivados de solucionar los errores cometidos.

Esto significa que un ERP no solo ayuda a la productividad sino también muchos empresarios y empresarias lo ven como una inversión para la empresa. Es posible que de primeras cueste adaptarse al modelo de integración y calcular todos los procesos de forma minuciosa.

Sin embargo, ha quedado demostrado que la implantación de un ERP a largo plazo es una de las mejores decisiones que puede tomar una empresa que esté buscando apoyar su crecimiento corporativo de la mano de la tecnología de última generación.